Jacopo Romano, CEO de AVM 1959

Essilor_Black Friday
Black_Friday_Essilor

Jacopo Romano, CEO de AVM 1959

JACOPO-ROMANO-JORGE-PEREZEdificada sobre los sólidos cimientos de Allison, una de las empresas históricas del sector óptico, hace poco más de dos años se instaura AVM 1959 S.p.A. en Volta Mantovana. Renace así la antigua Allison con una nueva marca, AVM 1959, que pone el foco en la creatividad, el diseño, la fabricación artesanal y, en definitiva, en un modelo de negocio que respeta sus raíces y crece a la sombra de su prestigio como uno de los grandes de la industria eyewear. Tras unos últimos años difíciles, la nueva firma ha conseguido reafirmar su posición en el sector y emprender un nuevo camino a cuyo frente está nuestro entrevistado, Jacop Romano, CEO de la compañía.

 – Desde que Paladin Capital Partners adquiere Allison, en 2104, y tras la instauración de AVM 1959 S.p.A. en 2016 ¿Cuál ha sido el balance general y en qué aspectos centra su enfoque empresarial y comercial?

– El balance de estos últimos años está siendo muy positivo tras pasar por un proceso muy intenso de reestructuración y alineación estratégica de la compañía, iniciado en 2009. La facturación de la compañía estaba basada mayoritariamente en marcas bajo licencia. Cambiamos la tendencia y el objetivo a corto-medio plazo es que la facturación provenga en un 73% de nuestras marcas propias y un 27% de las licencias. En el momento del cambio tuvimos que rediseñar y redefinir totalmente nuestro modelo empresarial. Allison tenía un volumen de negocio por encima de los 100 millones de euros, con marcas totalmente en licencia y con grandes pérdidas que llegaron hasta los 35 millones. Por eso, en pocos meses invertimos en el desarrollo de marcas propias y éstas hoy significan, en términos de valor de negocios, el 75 por ciento de los beneficios de la empresa. Comenzamos desde la base, a partir de ideas creativas, y en la actualidad cubrimos todos los segmentos de mercado: desde el infantil hasta el deportivo, pasando por el fashion, femenino, masculino y unisex.

– ¿Qué representa actualmente AVM 1959 en el panorama óptico internacional, en qué mercados está mejor posicionada la empresa y qué significa el español?Marcas AVM 1959

– En la actualidad somos un pequeño un pequeño productor artesanal de eyewear que, a diferencia de las grandes compañías, no luchamos por ser la más grande. AVM 1959 es una empresa pequeña que diseña y crea casi una veintena de colecciones con el máximo esmero, ofreciendo un valor añadido en cuanto a creatividad, diseño, materiales, tecnología y transmitiendo el valor de la calidad en cada detalle. Lo que nosotros queremos dar a nuestros clientes, que son los ópticos en primera instancia, y al consumidor final después, es el mejor producto posible por un precio que puedan permitirse pagar fácilmente. El servicio fue una pesadilla para esta compañía hace unos años, pero hemos trabajado para que sea cada vez mejor hasta llegar al que proporcionamos a día de hoy.

Actualmente estamos muy bien conceptuados y posicionados en más de 85 países de todo el mundo, entre los que España ocupa un lugar de privilegio. El mercado español es el segundo en importancia para nosotros a nivel europeo y el tercero a nivel mundial; por supuesto el primero es Italia, puesto que la compañía nació allí. En España estamos obteniendo un rendimiento muy bueno en los últimos cuatro años, respaldado por profesionales muy cualificados y un producto excepcional, lo que explica la excelente acogida por parte de ópticos y consumidores.

– ¿Cuáles son las características más destacables de la nueva AVM 1959, de sus marcas propias y de las licenciadas?

– AVM 1959 ha logrado mucha experiencia en la moda, en el diseño, la fabricación y la distribución mundial, aspectos que trasladamos a todas nuestras creaciones para darles forma mezclando lo antiguo y lo nuevo, pasado y futuro, tradición italiana y tecnología. Como decía al principio, estamos dando cada vez más importancia a nuestras marcas propias y las hemos posicionado muy bien en cada segmento del mercado, adaptando nuestro portfolio a las las demandas y necesidades de cada nicho del mercado: en gafas deportivas destacamos con marcas propias como rh+, en gafas de niños tenemos Trudy como emblema, en gafas de prescripción Try, de estilo vintage Hally & Son, para el público juvenil Opposit y en gafas para mujer Mila ZB. Con estas y otras marcas más licenciadas como, por ejemplo, Mariano di Vaio, Missoni, Replay, Tonino Lamborghini, Vivienne Westwood y Will I am satisfacemos todas las necesidades del mercado, ofreciendo valor al consumidor, la máxima calidad y un buen servicio.

JACOPO ROMANO – ¿En qué aspectos se diferencia de la competencia?

– Está claro que somos una compañía pequeña, no tenemos marcas súper grandes, pero ofrecemos la máxima calidad en todos nuestro productos. Por tanto, calidad, diseño, máximo cuidado al realizar todas las creaciones de nuestras colecciones de sol y de vista, son las palabras clave para nosotros y elementos de diferenciación. Además, contamos también con un impecable servicio postventa y de atención al cliente, rápido y efectivo.

– ¿Cómo ve el futuro del sector y de la empresa que dirige, qué cambios se prevén y cuáles son los grandes desafíos?

Veo el futuro con optimismo. Que AVM 1959 no sea una empresa de grandes dimensiones facilita nuestra actividad y será un factor bueno y rentable para nosotros y nuestros partners los ópticos. Los clientes lo valoran como algo positivo y esto es una oportunidad para nosotros frente a un mercado cada vez más saturado. Nacimos como una compañía pequeña y vamos a seguir siéndolo. Respecto a los cambios, desde AVM 1959 llevamos los últimos 3-4 años invirtiendo en mejorar la calidad de nuestros productos, aplicando la más alta tecnología, por ejemplo en las lentes. No veo muchos desafíos en el mercado de la óptica y le digo por qué: porque es un sector por el que pasan todas las personas poco después de los 40 años y porque mientras haya sol todos necesitaremos utilizar gafas para protegernos de él y, por lo tanto, será un complemento esencial para el ser humano moderno.

– ¿Con qué palabra definiría a la nueva AVM 1959 y cuáles son y serán los factores de sus éxitos futuros?

La palabra clave que nos define es la de valor. Porque es eso lo que queremos proporcionar: Valor y contenido a los productos que comercializamos para justificar adecuadamente el precio de cada gafa. Esto también tiene mucho que ver con dar valor al profesional óptico y a nuestro consumidor final, a quienes utilizan y valoran nuestras gafas de sol y monturas. Fabricamos y distribuimos gafas desde 1959 y sabemos hacerlo bien. Contamos con un equipo de diseñadores excelente y, por eso, lo que damos es siempre lo mismo: ¡valor! Además del factor valor, otras claves del éxito son nuestra capacidad de capturar la esencia de las marcas, desarrollándolas en cada una de nuestras colecciones, así como la gestión de todo el ciclo de vida del producto: diseño, producción, distribución, marketing y servicio postventa.